POLITEIA
POLITEIA
 

 
POLITEIA
Curriculum vitae
Mis próximos eventos
Album de fotos
Oportunidades
Enlaces de interés
Geopolítica
Documentos
Espacio Greenpeace
Becas y concursos
Agenda Académica
Sociología Jurídica
Información para mis estudiantes
Imagen
Portada y contratapa del nuevo libro editado por mi sello Editorial "Ediciones Esmeralda" (septiembre, 2015). Quienes deseen adquirirlo, pueden comunicarse a la dirección de correo esmeraldaediciones@yahoo.com.ar o comprarlo en las Librerías Advocatus y El Pretor, ambas en calle Obispo Trejo y Caseros de la ciudad de Córdoba.

Esta obra fue oficialmente presentada en la Universidad Nacional de La Rioja el 5 de octubre en Microcine de la UNLaR; y en la Legislatura de la Provincia de Córdoba, Salón Senador Dr. Regino Maders, el 15 de octubre.
imagen
Ante una nueva improvisación sobre las Islas Malvinas
Declaración de embajadores y expertos en diplomacia; al Pueblo de la Nación Argentina y a sus Representantes Legislativos en el Congreso de la República Argentina.



En materia de relaciones exteriores, en general, y de la recuperación de nuestras Islas Malvinas, en particular, en los últimos días hemos sufrido lo que seguramente es uno de los mayores bochornos internacionales, y la más alarmante muestra de improvisación, ligereza y falta de genuino patriotismo en la conducción de nuestra política internacional.

No es exagerado decir que nuestras autoridades han sido el hazme reír del mundo por la forma en que intentaron tergiversar una simple charla al pasar de nuestro presidente con la primer ministro británica y, simultáneamente, han demostrado ser los más blandos y desaprensivos negociadores de los intereses nacionales.

En efecto, el gobierno nacional acaba de asumir sorpresivamente un nuevo compromiso con Gran Bretaña respecto de nuestras Islas Malvinas, que tendrá graves consecuencias sobre nuestros derechos e intereses en el Atlántico Sur.

Todo indica que la declaración pública conjunta suscripta por nuestra ministra de Relaciones Exteriores y el vice canciller británico es producto de una peligrosa improvisación, pues lo firmado no está encuadrado en ninguna estrategia coherente que contemple objetivos nacionales prioritarios de mediano y largo plazo en la región.

De la lectura de ese instrumento diplomático, también surge con claridad que hemos reactivado torpemente el mal llamado “tratado de paz” firmado con Gran Bretaña en 1991, que había dejado en la nebulosa nuestro legítimo derecho a la soberanía sobre las islas, y que ya estaba abandonado de hecho.

Por otro lado, el contenido de la declaración pública conjunta suscripta ahora denota que se han tenido en cuenta sólo una finalidad y un concepto meramente mercantilistas y de corto plazo, con total ignorancia y olvido de nuestros objetivos políticos, de soberanía, poblamiento y aprovechamiento de las islas y toda su zona de influencia, incluida la Antártida.

Por ello, como argentinos con formación y/o experiencia en el servicio exterior de la Nación, reclamamos:

1.- Las denuncia del Tratado de Madrid de 1991, por haber sido violado por Gran Bretaña en numerosas ocasiones.

2.- El rechazo parlamentario del acuerdo o memorando de entendimiento con Gran Bretaña, firmado recientemente por la actual canciller de nuestro país.

3.- Su reemplazo por una propuesta seria y responsable que defina una hoja de ruta clara y precisa sobre los pasos que deberán cumplir la Argentina y el Reino Unido para que:

§ en un plazo de entre 20 y 30 años, las Islas Malvinas, las Georgias del Sur y las Sandwiches del Sur queden total y definitivamente bajo la soberanía de nuestro país;

§ se contemplen los intereses de los actuales habitantes de las islas citadas, y su paulatina integración a nuestras leyes, a nuestro territorio continental y a todos los servicios que la Nación y las respectivas provincias brindan a sus habitantes de tierra firme.

4.- La reformulación de la doctrina y de la estrategia de nuestras relaciones exteriores, para que se establezca como primera prioridad la aceptación y el apoyo a la hoja de ruta mencionada, por parte de los países que deseen suscribir acuerdos bi o multilaterales con el nuestro.

Buenos Aires, 28 de setiembre de 2016.

Dr. Anzaldi Pablo, Dr. Barrios Miguel Ángel, Dra. Bruzzone Elsa, Lic. Damsky José María, Emb. Labaké Juan Gabriel, Lic. Pereyra Mele Carlos, Emb. Posse Abel, Lic. Saint Pierre Pedro Manuel.

SE RUEGA SU DIFUSIÓN


imagen
CONCURSO DE MONOGRAFÍAS

El INSTITUTO DE DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO Y DERECHO DE LA INTEGRACIÓN, el INSTITUTO DE DERECHO AMBIENTAL Y DE LOS RECURSOS NATURALES
de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba, y las
Filiales Córdoba del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) y del
Instituto Argentino Chileno de Cultura convocan a un concurso de monografías sobre el
tema “ENERGÍA Y AMBIENTE: PROPUESTAS PARA UN DESARROLLO
SOSTENIBLE”, el que se regulará por las siguientes bases: -1. Podrán intervenir todos
los residentes de la República Argentina con trabajos que se presentarán en tres copias con
un mínimo de 20 páginas y un máximo de 30, con CD, bajo seudónimo. Se acompañará en
sobre cerrado el nombre que corresponde al seudónimo, copia del documento de identidad
y curriculum vitae. -2. Los trabajos serán presentados antes del 28 de octubre de 2016 a
las 17 hs. en la sede de la Academia, Artigas 74, CP 5000 Ciudad de Córdoba por correo o
personalmente, en cuyo caso se entregará constancia. -3. El Jurado, integrado por los
Doctores Ernesto J. Rey Caro, Zlata Drnas de Clément y Luis Savid Bas (Suplentes: Alicia
Morales Lamberti, Graciela R. Salas, Arturo S. Pagliari), dictaminará antes del 18 de
noviembre de 2016, pudiendo otorgar primero y segundo premio y hasta cinco menciones
o declararlo desierto. El trabajo premiado será publicado en el Cuaderno de Derecho
Ambiental de la Academia y se entregará el correspondiente diploma en Acto público que se fijará a tal fin.
imagen
Un científico explica por qué importan más las humanidades que la ciencia
Las disciplinas de ciencias gozan de la mejor de las famas hoy en día, pero incluso los científicos más señeros defienden las importancia de las humanidades
Si preguntásemos a los padres de cualquier joven que haya ingresado este año en la universidad por sus preferencias a la hora de que su retoño seleccionase una carrera u otra, la respuesta más frecuente que recibiríamos es, probablemente, que les gustaría que esta fuese capaz de proporcionar trabajo a su hijo. Ello, probablemente, implicaría una carrera de las llamadas de ciencias. Una ingeniería, algo relacionado con la informática o con la tecnología. En definitiva, algo que tenga que ver con el futuro y lo tangible, y no con lo abstracto y lo anticuado, como la filosofía o una filología o, aún peor, cosas de artistas como Historia del Arte o Comunicación Audiovisual.

No hay más que echar un vistazo a lo que está ocurriendo en la universidad americana para comprobar que es así. Como han publicado los medios estadounidenses, es la primera vez en sus casi 400 años de historia que la Universidad de Harvard cuenta entre sus alumnos con más estudiantes de ciencias –concretamente, de ingeniería y ciencia aplicada– que de humanidades. En concreto, la facultad de artes y humanidades cuenta con 746 matriculados, mientras que SEAS (Harvard’s School of Engineering and Applied Sciences) ha admitido a 775 estudiantes. Además, más de 800 jóvenes de las distintas ramas se han matriculado en el curso CS50 sobre Introducción a la Ciencia Computacional, que ha sido considerado ya como el curso de moda en las facultades americanas. Como explicaba el profesor de Harvard Harry Lewis, “la tendencia ha ido definitivamente en alza en todos los cursos de informática de los últimos cinco años”
En dicho contexto, el biólogo ganador por dos veces del Premio Pulitzer Edward O. Wilson ha publicado su nuevo libro, The Meaning of Human Existence, en el que examina lo que hace al ser humano tan diferente al resto de especies animales. Nominado para el National Book Award de no ficción, el libro defiende, en el extracto que ha publicado The Huffington Post, la tesis de que son las humanidades, y no las ciencias, lo que distingue al ser humano. Y lo explica muy bien.
¿Qué pensaría un extraterrestre?
Pongámonos en la piel de un habitante de otro planeta que, en su exploración de otras galaxias, llegase a la Tierra, propone Wilson. Sin ninguna duda, se quedaría prendado de un gran número de nuestras obras y expresiones, pero estas probablemente no serían la ciencia ni la tecnología, sino lo que llamamos humanidades, es decir, la cultura, el arte, el pensamiento, la lengua… ¿Por qué debería mostrar interés en nuestra tecnología un ser que ha llegado hasta el punto de poder viajar a otros planetas? ¿Le interesaría el último modelo de iPhone? ¿Acaso la última aplicación para compartir coche? No, es la respuesta obvia. “No tenemos nada que enseñarles”, recuerda el biólogo. “Tened en cuenta que casi todo lo que puede llamarse ciencia tiene menos de cinco siglos”. Probablemente, todos nuestros adelantos les parecerían obsoletos.

La diversidad cultural de la Tierra es nuestra gran herencia

Puede parecer un ejemplo improcedente, pero el también novelista recuerda que dichas hipótesis son una buena manera de poner en perspectiva nuestras consideraciones sobre el mundo que nos rodea. Otro buen ejemplo es el de Einstein, que por muy inteligente que fuese, y por mucho que cambiase la historia de la ciencia en su madurez, no habría podido enseñar nada a sus profesores de física cuando era un bebé. Esa es nuestra posición frente a un hipotético visitante del espacio. Tampoco estos se mostrarían especialmente interesados por nuestra fauna y flora, puesto que su tecnología les permitiría comprenderla al segundo. Y, sin embargo, sí hay cosas que podrían estudiar y aprender de nosotros, y es la cultura.
Como explica Wilson, a lo largo de los últimos miles de años unas culturas aparecieron, y estas dieron lugar a otras, y estas a muchas otras. Hoy en día, hablamos más de 7.000 lenguas –aunque muchas de ellas se encuentren en peligro de extinción– y en cada esquina del mundo y a pesar del avance de la globalización existen distintos dialectos, prácticas económicas y sociales o creencias religiosas, a las que hay que añadir las que ya no existen pero se conservan en los libros de historia. “La evolución cultural es diferente porque es completamente el producto del cerebro humano”, explica el biólogo, que recuerda que para su conocimiento “hace falta un contacto íntimo con la gente y el conocimiento de incontables historias personales”. Siglos y siglos de investigación para entender milenios de historia. En definitiva, un pozo inagotable.

Por qué la tecnología no es tan importante
El autor aduce un puñado de razones por las que, aunque la tecnología deslumbre al urbanita del siglo XXI, en realidad no se trata más que de una situación temporal. “Los descubrimientos científicos y los avances tecnológicos tienen su ciclo vital”, recuerda. Es probable que pronto este empiece a ralentizarse cuando alcance un determinado nivel de desarrollo. Es más, el biólogo recuerda cómo ya ha comprobado que la tecnología necesaria para realizar un descubrimiento científico verdaderamente significativo se ha encarecido y ralentizado durante los últimos años.
Promocionemos las humanidades, que son lo que nos hacen humanos, y no usemos la ciencia para hacer el tonto con el absoluto e inigualable potencial del futuro humano.
Además, frente a la diversidad de la cultura, la tecnología y la ciencia son, por naturaleza, homogéneas y homogeneizadoras. “La ciencia y la tecnología serán las mismas en todas partes, para cada cultura civilizada, subcultura y persona”, recuerda. “Lo que seguirá desarrollándose y diversificándose hasta el infinito son las humanidades”. En el mundo globalizado, marcado por los grandes movimientos migratorios y los matrimonios interraciales, la variación genética entre poblaciones ha declinado, pero ha aumentado dentro de cada población y, por lo tanto, también en la raza humana.
En último pero no menos importante lugar se encuentra todo aquello a lo que el hombre tendrá que enfrentarse en las próximas décadas gracias al desarrollo de la ciencia. Pronto, gracias a la biotecnología, la nanotecnología y la robótica, podremos modificar el genoma de nuestros hijos o crear implantes cerebrales para mejorar nuestra inteligencia. Ahí es donde irrumpen, de nuevo, las humanidades, que son las encargadas de resolver los problemas morales, filosóficos y sociales que tales avances producen. “Promocionemos las humanidades, que son lo que nos hacen humanos, y no usemos la ciencia para hacer el tonto con esa fuente inagotable, el absoluto e inigualable potencial del futuro humano”, concluye el autor de la Nueva Síntesis.
El Confidencial
enlace de este artículo.
imagen
Judialización de la Política
Nuevo enlace
Boletín de la CLACSO dedicado al tema de la judicialización de la poítica. ¡Recomendado!
imagen
La Universidad Nacional de Córdoba (UNC) es la única argentina que figura en el ranking Times Higher Education
La Universidad Nacional de Córdoba (UNC) es la única argentina que figura en el ranking Times Higher Education que registra 30 mil en todo el mundo, de las cuales 4000 son universidades y colleges estadounidenses. La cordobesa aparece entre los puestos 601 y 800; después de los primeros 25 que son individuales, se empiezan a agrupar las calificadas.
La primera, con 95,2, es el Instituto de Tecnología de California (Caltech), una de las principales instituciones mundiales dedicadas a la ciencia, la ingeniería y la investigación. Le siguen Oxford, con 94,2 y Stanford, con 93,9. Entre las primeras 25, 16 son estadounidenses.
El ranking se basa en la enseñanza, la investigación, y las menciones de estudios generados en la universidad (dependiendo de la publicación varía el peso), con cada categoría ponderada al 30 por ciento de la nota global. La trascendencia internacional y lo que recauda por la transferencia de sus conocimientos también se tienen en cuenta, pero con menor peso.
En el caso de la UNC los puntajes que aparecen son 16 en enseñanza; nueve en investigación; 28,1 en trascendencia internacional; 28,6 por ingresos por transferencias y 9,6 en menciones en publicaciones.
El rector de la UNC, Hugo Juri, admitió ante LA NACION que siempre hay polémica alrededor de los rankings y planteó que la clave es analizarlos teniendo en cuenta qué miden y para qué. En este caso, apunta a establecer a dónde hay personas altamente calificadas para el mundo laboral global.
"No evalúa la pertinencia de lo que se enseña respecto de las necesidades de su comunidad. Ese es un debate que, en especial en Latinoamérica, nos debemos. El Times toma variables arbitrarias pero no al azar, las eligen pensando en su objetivo", aclaró.
Señaló que en la calificación de la UNC pesó que la bióloga Sandra Díaz esté considerada una de las "mil mentes científicas más influyentes del mundo". Así la catalogó la Unidad de Intellectual Property & Science de Thomson Reuters en enero de este año y es la única de los argentinos premiados que se desempeña en el país.
"No es por un solo individuo que se obtienen los puntajes, pero impulsan -agregó Juri-. Estar entre el dos por ciento de las mejores universidades del mundo es bueno, pero siempre se puede mejorar. Es un desafío".
Con el tercer presupuesto de Córdoba -después del provincial y el de ciudad capital-, 120.000 estudiantes y 10.000 docentes, la universidad de Córdoba es la más antigua de la Argentina y una de las primeras de América. Nació en 1613 de la mano de los jesuitas.
Times Higher Education
enlace a la página oficial de la organización que efectuó el ranking de universidades.
imagen
El violento resurgir del fundamentalismo islámico
Emilio Cárdenas, LA NACION

Hace poco más de dos semanas el presidente norteamericano, Barack Obama, al delinear los ejes de la política exterior de su país destacó que el mayor peligro para la seguridad de los Estados Unidos es ahora claramente el que representa la violencia terrorista. Incluyendo a los distintos movimientos armados del fundamentalismo islámico. Para ellos, que actúan globalmente, los Estados Unidos son su principal enemigo.
Esto pese a que, el mismo Obama, había sostenido el año pasado -en su controvertido discurso ante la Universidad Nacional para la Defensa- que Al-Qaeda estaba en rigor "camino a su derrota" y que el futuro del terrorismo estaba caracterizado por el posible accionar de grupos "menos capacitados".
Para la República Argentina, que ha sido blanco de terribles atentados terroristas, todo lo que sucede en este tema debe ser seguido muy de cerca. Particularmente por quienes tienen la responsabilidad de la seguridad en nuestro extenso territorio.
En los últimos días, dos episodios diferentes muestran cómo la capacidad de generar violencia del fundamentalismo islámico no sólo está intacta, sino en aumento
En los últimos días, dos episodios diferentes muestran cómo la capacidad de generar violencia del fundamentalismo islámico no sólo está intacta, sino en aumento. Aún más allá de las operaciones de Al-Qaeda, entidad que sigue siendo uno de los principales motores del accionar terrorista.
El primero de ellos tiene que ver con los ataques perpetrados contra el aeropuerto internacional Jinnah. En la ciudad de Karachi, la capital de Paquistán. Hablamos del aeropuerto más activo de todos los del convulsionado país. Ellos fueron llevados a cabo por milicianos "talibanes". En el primero -que duró toda una noche- quedaron sin vida 36 personas. Entre ellos, 11 atacantes.
Aparentemente la operación, toda una demostración de capacidad ofensiva, se realizó en represalia por los bombardeos de la fuerza aérea paquistaní a los santuarios del Talibán en el remoto valle de Tirah, en el norte de Pakistán, en la porosa zona de frontera con Afganistán. Por allí entran y salen los líderes y los guerrilleros del Talibán, así como sus dineros, drogas, armas y municiones.
El bombardeo paquistaní tiene que ver con presiones externas sobre Pakistán, en el ámbito de la geopolítica. Ocurre que China ha estado impulsando a Paquistán a que asegure el control de la zona referida, por la que -según los chinos- circulan algunos elementos separatistas "uighures" y "uzbecos" que promueven la violencia terrorista en el inquieto noroeste de China.
Además, también el gobierno de Afganistán reclama a las autoridades paquistaníes mayor efectividad en el control de su frontera común, desde que buena parte del liderazgo talibán circula en torno a ella.
El segundo episodio preocupante es, creemos, muchísimo más grave. Y ha sido sorpresivo. E s la toma, por parte de milicianos fundamentalistas islámicos, de la segunda ciudad de Irak: Mosul. Seguida de la de Tikrit. Llegaron procedentes de Siria y, después de cuatro días de combates en derredor de la primera ciudad, la ocuparon.
Se trata de una efervescente ciudad, algo mayor, en términos de población que nuestras Rosario o Córdoba. Es un importante centro de actividad industrial y petrolera. Con dos millones de habitantes, mayoritariamente "sunnis", está emplazada en la provincia de Nineveh, a menos de trescientos kilómetros de la capital Bagdad, en dirección norte.
Los invasores de Mosul pertenecen al llamado "Estado Islámico de Irak y el Levante", un pretendido "emirato árabe" que controla buena parte del territorio sirio, así como también alguna parte del territorio de Irak. Desde Alepo, en Siria, hasta Falujah, en Irak. Sus huestes han combatido desde hace ya tres años en la guerra civil siria. Templados en el combate, vencieron fácilmente al ejército iraquí que, ante el ataque, finalmente se dio a la fuga, abandonando sus armas, uniformes y pertrechos, que quedaron en manos de los recién llegados.
Los milicianos, apenas unos 800, llegaron a través de una frontera transformada en "puerta giratoria", por la que pasa cualquiera. A su riesgo ciertamente, pero cualquiera. Tomaron la ciudad con muy poca resistencia. Rápidamente ocuparon los edificios públicos. También las televisoras, las instalaciones policiales y hasta el propio aeropuerto, donde encontraron -abandonados a su suerte- una serie de helicópteros, armas pesadas y vituallas militares de todo tipo suministrados al gobierno iraquí por los norteamericanos. Todo lo que hoy está ya en manos de los fundamentalistas islámicos "sunnis". Abrieron, además, las prisiones y así liberaron a los presos. Portaban, a la manera de emblema, la clásica bandera negra, con inscripciones blancas en idioma árabe. Aquella que identifica al fundamentalismo islámico "sunni" afiliado a Al-Qaeda. En todas partes.
Estas mismas fuerzas insurgentes (que cuentan con unos 4000 efectivos desplegados en todo Irak) controlan desde comienzos de año a la simbólica ciudad de Fallujah, ubicada a apenas cincuenta kilómetros hacia el oeste de Bagdad. En otro claro desafío abierto, al que el gobierno central iraquí ("shiita") no ha sabido, ni podido, responder. Quizás porque sus fuerzas armadas, sometidas a un creciente proceso de deserciones, están exhaustas y absolutamente desmoralizadas por un conflicto que ha retomado los niveles de violencia inhumana de ayer. Aquellos que conforman una pesadilla que muchos creían superada. Que ha reaparecido, con todo lo que significa.
Con estos últimos movimientos, la insurgencia "sunni" controla buena parte de tres de las dieciocho provincias de Irak. Y avanza en su ambición de crear un país "sunni" nuevo, conformado por parte del territorio sirio y parte del territorio iraquí. Por esto, la integridad territorial de ambas naciones, Irak y Siria, están ahora bajo intensa presión.
Por el momento, los invasores -comandados por el iraquí Abu Bakr al Baghdadi- que se alejaron, aparentemente, de Al-Qaeda, con la que ideológicamente comparten ideales y objetivos, están operando con gran eficiencia. Sin que las autoridades iraquíes puedan controlarlos. En rigor, ni siquiera contenerlos. Al tiempo de escribir estas líneas, han rodeado ya a Bagdad. Con el riesgo de que pronto, desintegrado que sea Irak, haya un espacio importante en manos del terrorismo, que lo utilice para operar desde allí en todo el mundo.
Hay ya toda suerte de peligrosos interrogantes abiertos
La facciosa guerra civil siria, iniciada hace tres años enfrenta esencialmente a "sunnis" y "shiitas". Ahora se extiende, rápidamente. Más allá de los confines de Siria. Irak está ya inmerso en ella. El Líbano, también. Las fuerzas de Hezbollah hoy luchan en todos los frentes sirios junto a las de Bashar al-Assad, cuyo destino depende entonces fundamentalmente de Irán.
Dos concepciones islámicas se enfrentan así, encarnizadamente. En lo que parece una lucha ahora abierta por el predominio en Medio Oriente. Con un resultado final incierto que, de pronto, puede alterar los equilibrios de fuerzas en la región.
Hay ya toda suerte de peligrosos interrogantes abiertos, como: ¿Qué hará ahora Irán, además de haber desplegado tres batallones para cooperar en la defensa de Bagdad? ¿Saldrá en apoyo del primer ministro iraquí, Nuri Kamal al-Maliki, en todos los frentes? ¿Cómo reaccionarán los kurdos, hasta hoy fuera de la contienda, al tener ahora el conflicto en su cercanía inmediata, además de haber aprovechado la oportunidad para tomar, con su disciplinada "peshmerga", el control de la ciudad de Kirkuk, que hace rato reclaman como suya? ¿Qué hará Turquía, cuyos ciudadanos están siendo apresados en Irak por los milicianos fundamentalistas? ¿Responderán los Estados Unidos positivamente al pedido de ayuda militar que está haciendo un Irak desesperado? ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Y, si lo hacen positivamente, cuáles serán las consecuencias, fuera y dentro de los Estados Unidos, para un debilitado Obama? ¿Se cortará el importante flujo de petróleo crudo que llega al mercado internacional proveniente de Irak? ¿Qué harán, por su parte, los países árabes del Golfo? ¿Se ahondará y expandirá aún más el peligroso conflicto faccioso que está en curso, si las fuerzas invasoras "sunnis", cumpliendo sus enceguecidas promesas, atacan a las dos ciudades sagradas de los "shiitas", Najaf y Karbala? ¿Es la desintegración de Irak una solución o el comienzo del caos?
De pronto todo es fragilidad en Medio Oriente. Y los riesgos son enormes.
imagen
Geopolítica: una ciencia en evolución
El renacimiento de la geopolítica en las últimas décadas parece haber sustituido los típicos análisis de las Relaciones Internacionales en lo referente a la identificación de los futuros escenarios globales. A pesar de ello y a raíz del suceso mediático de esta disciplina, resultan ser insuficientes las reflexiones teóricas en su apoyo. De hecho, todavía falta una valedera teoría de la geopolítica. Parece que esta carencia sea debida a su carácter de disciplina límte entre el planteamiento operativo y la orientación especulativa.

Palabra llave: teoría geopolítica • continentalismo • agregado geopolítico • análisis de la previsión • transición uni-multipolar

La geopolítica: ciencia global?

Durante las últimas dos o tres décadas hemos presenciado a un renacimiento de la “ciencia” geopolítica. Parece que son dos las causas princiaples de la vuelta de esta materia multidisciplinar en el ámbito de la crónica y del debate político e intelectual; la primera es de orden, por así decir, práctico, que se puede relacionar con el colapso del viejo equilibro bipolar y, por consiguiente, en búsqueda de estrategias más apropiadas para la reposición de los viejos y nuevos actores internacionales; la otra, sin embargo, se coloca como respuesta eurística hacia las dificultades halladas por los usuarios de los aparatos analíticos de las Relaciones Internacionales (RI) a fin de comprender los nuevos escenarios globales.
Estas dos causas evidencian muy bien la dúplice naturaleza de la geopolítica, es decir, la de tipo operativo (la práxis geopolítica) y la de tipo especulativo (la previsión de los escenarios geopolíticos). Sin embargo, a raíz de los innumerables análisis y los muchos artículos de geopolítica, así como los múltiples centros de estudio relacionados con la material que ha surgido en los últimos tiempos, se han hecho pocos pasos hacia adelante por lo que concierne su avance en cuanto a ciencia autónoma.
En el ámbito académico parece que aún exista esa desconfianza que acompañó su nacimiento y, sobre todo, la evolución de este sector del conocimiento durante la primera mitad del siglo pasado, como también una orientación mediada por la ciencia de la RI que, en definitiva tiende a relegar la geopolítca en un ámbito muy restringido, limitando su desarrollo como posible ciencia global. De hecho, la geopolítica con mucha probabilidad debido a la indeterminación relacionada con su definición y su historia (la incertidumbre epistemológica y teórica de la geopolítica, como en más de una oportunidad afirmó y argumentó el geopolítico y geoestratega francés Hervé Couteau-Bégarie, recientemente fallecido) y, sobre todo, debido a su interés hacia el análisis de la previsión de largo período, presenta los elementos esenciales para presentarse como ciencia global del siglo XXI.
La investigación geopolítica, precisamente porque desde un punto de vista especulativo y práctico se interesa de la geografía en cuanto campo de acción de los acontecimientos “políticos” lato sensu y, por consiguiente, del obrar humano, abarca la casi totalidad de los sectores del conocimiento: desde la estadística a la demografía, desde la sociología a la politología, desde la economía a la historia, desde la filosofía a la religión, desde la etnografía a las ciencias de las comunicaciones, desde la estrategia militar al derecho, a las ciencias exactas, etc. En los últimos cincuenta años la ampliación de los instrumentos de estudio, además de determinar lo que todos señalan como “sociedad del conocimiento”, exige al analista geopolítico contemporáneo una constante reflexión sobre el objeto de su estudio con la finalidad de impulsarlo a que resistematice la teoría geopolítica, en coherencia con la evolución de los tiempos.

El papel de la geopolítica del siglo XXI
Desde que se acuñó el término geopolítica, parece que son tres las categorías principales en donde esta joven “ciencia” humanística podría introducirse: en la de tipo “determinista” de sus orígenes, centrada en el reexamen de la concepción del Estado y de la Nación mediante la peculiar perspectiva geopolítica (la geopolítica como conciencia geográfica del Estado), en la de tipo “ideológico”, como práxis para la expansión regional, continental y global de los sistemas políticos, representativa del nazionalismo, del nazismo y del stalinismo, la de tipo “economicista” como auxilio a la imposición universal de las reglas económicas y financieras a nivel global (liberalismo y atlantismo).

A estas categorías, podríamos añadir otras dos que son más recientes: la neo ideologica de la primera etapa de transición unimultipolar relativa al neo atlantismo globalizador y exportador de democracia y derechos humanos y, especularmente, el neo euroasianismo filosófico; en fin, la que se refiere a los estudios de previsión de los nuevos escenarios globales, caracterizada por una orientación realista y continentalista, más atenta a la evolución geoestratégica de las relaciones entre agregaciones geopolíticas y geoeconómicas.
En el sector de cada una de estas categorías, la geopolítica ha producido (y, en algunos casos, aún produce) criterios interpretativos útiles para la descripción y construcción de futuros escenarios mundiales y, paralelamente, la implementación y formulación de nuevos paradigmas geopolíticos. La obligación del geopolítico contemporáneo es la de tomar en consideración los conceptos y los criterios hasta ahora producidos por lo que respecta sus fines y utililizaciones para el estudio de los procesos en acto, así como para la definición del aparato teórico que debería soportar la estructura doctrinal de la geopolítica en cuanto ciencia global.

Notas:
En esta tentativa de categorización no se toma en consideración la así llamada geopolítica post-moderna o crítica. Sin embargo, se consideran incluídas en las categorías arriba definidas la de la geopolítica popular, la estructural, la práctica y la formal.

TIBERIO GRAZIANI

Presidente de IsAG – Istituto di Alti Studi in Geopolitica e Scienze Ausiliarie (www.istituto-geopolitica.eu ) y director de Geopolitica ( www.geopolitica-rivista.org ) tiberio.graziani@istituto-geopolitica.eu
Traducción de V. Paglione.
imagen
Prof. Dr.
Edgar Gustavo Fernández Suárez
Esta es mi página personal. Está destinada a servir de medio de comunicación e información con mis colegas y alumnos, con relación a los temas de interés comùn en las áreas de las ciencias sociales en las que trabajo.

imagen
imagen
imagen
fsuarezdocencia@gmail.com
Para consultas generales de los estudiantes y sugerencias.
imagen
ESCENARIOS ALTERNATIVOS
La última edición de ESCENARIOS ALTERNATIVOS - Portal de Análisis Político, Económico y Social
Newsletter. Recomiendo la lectura de sus artículos acerca de nuestra realidad política y su excelente biblioteca virtual.

imagen
Cuadernos de Federalismo
Se encuentran cargados en la Sección Publicaciones de la página oficial de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Córdoba, los Cuadernos de Federalismo XXV (2012) y XXVI (2013) en su versión digital. Allí se podrán consultar mis artículos.
imagen
Sólo existe una cosa más bella,
que el sonido de una guitarra...
el de dos guitarras"

Frederic Chopin
imagen
"Mientras que muchos consideran la música y tocar la guitarra una "competencia" o desafiar lo rápido y fuerte que se puede tocar, yo tiendo a mirar hacia adentro, en busca de los sentimientos, expresiones y estados de ánimo que se pueden crear con la música. Con esto en mente, la guitarra clásica es la herramienta y el instrumento perfecto".

Per Olov Kindgren,
guitarrista clásico sueco
imagen
Mis Videos
Identidad Nacional de los países Latinoamericanos I (video)
Primera parte de la entrevista que me efectuaran como parte del Documental realizado por los alumnos Leonel Bodart, Jorge Burgo y Nicolás Márquezde 4º año del IPEM 169 "Rafael M. Escuti". Asignatura: Formación Ética y Humanidades. Prof. a cargo: Alejandra Kasslatter.
Identidad Nacional de los países Latinoamericanos II (video II)
Segunda parte de la entrevista.
Presentación del libro "La apasionante vida de Milagros Ortiz"
Presentación (video)
Mis palabras de presentación de la novela histórica de Alejandra Kasslatter en la Biblioteca Córdoba el pasado 17 de noviembre.
imagen
Un ejémplo de catedrático, investigador y músico:
Dr. Alejandro Arroyo Ríos
Científico y artista
Nacionalidad chilena. Prof. de Educación Musical, Esc. de Música, Univ. Austral. Magíster en Cs. de la Comunicación, Univ. de la Frontera, Chile. Doctor en Neurociencias, UNIFESP Esc. Paulista de Medicina. Univ. Federal de São Paulo, Brasil. Perfecciona sus estudios de guitarra con el Maestro Enzo La Mura Bruno y se traslada becado a Tarragona - España.
Prof. del Dpto. de Especialidades Médicas e investigador del Laboratorio de Neurociencias de la Univ. de la Frontera - Chile.
Estudioso de los sistemas neuronales que subyacen a la memoria, el lenguaje, las emociones y el procesamiento cerebral de la música. Creador del método “Test de Procesamiento Auditivo con Estímulos Musicales”. En su libro “Las relaciones interhemisféricas cerebrales en la comunicación humana”, escribe acerca de los efectos del estímulo musical en nuestro cerebro.Concertista y compositor en guitarra clásica. Conocido por su contribución a la implantación de la guitarra chilena como instrumento de concierto. Su obra “Ülkantum Mapuchinas: Paisaje sonoro en 10 cuerdas”, composición basada en cantos mapuche, es partitura obligatoria en el «X Concurso Internacional de Guitarra Clásica Heitor Villa-Lobos» de Niza, Francia 2013.
imagen
Acerca del Imperialismo británico
El historiador inglés Stuart Laycok, en su nuevo libro “All the countries we’ve ever invaded: and the few we never got round to“, ha analizado la historia militar de Inglaterra y Gran Bretaña para llegar a una conclución: de los actuales 200 países que hay en el mundo, sólo hay 22 que nunca hayan sido invadidos por tropas británicas, bucaneros o piratas enviados o comisionados por ellos o comandos enviados desde Gran Bretaña.
Entre esos países, los hay que son muy pequeños, los que no tienen acceso al mar (el Imperio Británico estaba construido sobre su hegemonía marítima) o los que, simplemente, eran muy remotos.
Una conclusión divertida es que, por ejemplo, tener como jefe de Estado a un obispo protege de invasiones británicas: es el caso del Estado Vaticano, nunca invadido por británicos, o de la montañosa Andorra. El primero está gobernado por el Papa, obispo de Roma, y el segundo tiene como Jefe de Estado al obispo de la Seu d’Urgell, co-príncipe junto con el Presidente francés.
Probablemente, también les ha ayudado el carecer de salida al mar, que es el caso de Bolivia y Paraguay, los dos únicos países sudamericanos que nunca fueron atacados por los británicos, y también los únicos sin costa.
También Kirguizistán, Uzbekistán, Tayikistán, Mongolia, Bielorrusia, Chad, Mali y República Centroafricana se han beneficiado (en cuanto a su escasa vulnerabilidad a invasiones inglesas) de su carencia de costa
Liechtenstein, San Marino, Mónaco y Luxemburgo se ahorraron ser invadidos, probablemente, por diminutos e irrelevantes.
Da la sensación de que los ingleses no invadieron las Islas Marshall y Guatemala por despiste o porque, simplemente, no les ha dado tiempo todavía.
Costa de Marfil, Sao Tomé y Príncipe, Burundi y República del Congo no fueron invadidas, al parecer, porque el Imperio Británico ya tenía consolidada su primacía en África. Además, las colonias portuguesas se beneficiaban de la alianza habitual de Portugal con Inglaterra.
Y Suecia es el único país europeo de importancia que se evitó un desembarco inglés, pese a haber tenido un pasado militarista y expansionista en los siglo XVI, XVII y XVIII. Y nadie duda de que los vikingos suecos invadieron Inglaterra todas las veces que quisieron.
El estudio incluye todas las presencias militares británicas, aunque fuesen transitorias, a través de la fuerza, la negociación, la amenaza de la fuerza o el pago. Incluye también a piratas, bucaneros y filibusteros que contasen con patente de corso y permisos británicos para operar, que operaron una y otra vez en las costas de la América hispana.
Entre las invasiones, está la de Islandia en 1940: los islandeses querían ser neutrales en la Segunda Guerra Mundial pero los ingleses desembarcaron allí con 745 marines, bajo enérgica protesta del gobierno islandés pero sin resistencia violenta.
Los ingleses invadieron Vietnam muchas veces. La última vez fue en 1945-1946… pero nadie lo recuerda porque queda eclipsada esta guerra por la norteamericana de los años 70.
El historiador, que está más bien especializado en historia del Imperio Romano, empezó su investigación cuando su hijo le preguntó cuántos países habían invadido los ingleses.
“Creo que ningún país puede competir con este record, aunque los americanos en el siglo XX trabajaron duro para acercarse”, afirma Laycock. Una excepción, quizá, sería Francia, admite.
Por otra parte, la lista podría ampliarse. El historiador sospecha que sí hubo una expedición militar inglesa en Mongolia durante la guerra civil rusa, en la alianza de los “blancos” contra los “rojos”, pero como no encontró pruebas, decidió colocar a Mongolia como “nunca invadida”. Los mongoles, por su parte, tuvieron también su época de invasores insaciables en la Edad Media.
La invasión británica más antigua que recoge el libro es la de Clodius Albinus y sus legiones británicas en el siglo II contra la Galia, en una guerra civil por el trono imperial: fueron derrotados en 197 d.C. en Lyon.

(Forum libertas)
imagen
imagen
¡NO! a la explotación minera a cielo abierto
Clip explicativo sobre la actual modalidad de minería llevada a cabo en la Argentina y en el mundo. Con la participación voluntaria de los siguientes actores:Julieta Diaz, Raúl Taibo, Georgina Barbarossa, Silvia Pérez, Mirta Wons, Gastón Pauls, Nicolás Pauls, Laura Azcurra, Carlos Portaluppi, Juan Palomino, Leonor Manso, Celina Font, Cristina Martin(Conciencia Solidaria) y realizado por el director Pablo D'Alo Abba. director del film "Vienen por el oro, vienen por todo" ( www.vienenporeloro.com.ar ) Film que narra la victoria épica del pueblo de Esquel ante la amenaza de la instalación de un proyecto minero de extracción de oro a cielo abierto ubicado a menos de 7 Km. de la ciudad.
imagen
Hermann Heller - Biografía
Hermann Heller (Teschen, Alemania, 1891 – Madrid, España, 1933) fue un jurista y politólogo alemán, miembro del ala no marxista del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) durante la República de Weimar. Intentó formular las bases teóricas para las relaciones entre socialdemocracia, Estado y nación. Se le considera como un gran jurista, teórico de la política y constitucionalista, representante descollante de la Teoría del Estado alemana.
Heller nació en Teschen, Silesia austriaca. En la Primera Guerra Mundial se ofreció voluntario para ir al ejército, y sirvió en un regimiento de artillería austrohúngaro, enfermando del corazón en el frente.
Fue profesor de Derecho del Estado (Staatsrecht) en Kiel (1920-1922), Leipzig (1922-1926) y Berlín (1926-1933).2 En 1928 Heller tuvo una breve relación con Elisabeth Langgässer. Su hija Cordelia nació en 1929.
En su corta vida participó en diversos debates y controversias políticas y jurídicas, principalmente con Hans Kelsen, Carl Schmitt y Max Adler. En resumen, las teorías políticas de Heller son una reinterpretación de la teoría social hegeliana, defendiendo la integración de la clase obrera en las estructuras sociales, culturales y políticas del Estado-nación. En el ámbito del debate metodológico que tuvo lugar en el Derecho político alemán durante la República de Weimar, se enfrentó especialmente al normativismo de Hans Kelsen, aunque sus posiciones distaban de las mantenidas por otros antipositivistas como Rudolf Smend y Carl Schmitt.
En 1933, ante la llegada del nazismo al poder, el socialdemócrata Hermann Heller, de origen judío, se vio obligado a exilarse en España, falleciendo en Madrid en ese mismo año. Dejó inconclusa su obra magna, Staatslehre, publicada en 1934. Esta obra se encuentra publicada en español con el título Teoría del Estado (edición y prólogo de Gerhart Niemeyer, Fondo de Cultura Económica, México-1955, traducción de Luis Tobio). Otras de sus obras son: La soberanía; contribución a la teoría del derecho estatal y del derecho internacional; El sentido de la política y otros ensayos; Las ideas políticas contemporáneas; Concepto, desarrollo y función de la Ciencia política; Escritos políticos; Europa y el fascismo.
Tras la II Guerra Mundial, las ideas de Hermann Heller fueron recuperadas en el Derecho del Estado (Staatsrecht) alemán de manera lenta y progresiva; su relieve deriva de su asunción parcial por parte de ciertos discípulos de Rudolf Smend (Konrad Hesse, Peter Häberle...), que en Heller encontraron un modo de renovar la teoría de la integración de su maestro, de impronta idealista, enraizándola en el pluralismo social. En la teoría del Estado española e iberoamericana, sin embargo, la recepción de Hermann Heller ha sido muy destacada, como se pone de manifiesto en las numerosísimas reimpresiones de su Teoría del Estado.

Obra publicada en español

• 1955 - Teoría del Estado, -inconclusa- (ed. y pról. de Gerhart Niemeyer; trad. Luis Tobio), Fondo de Cultura Económica, México
• 1965 - La soberanía: contribución a la teoría del derecho estatal y del derecho, Mario de la Cueva, UNAM, México
• 1996 - El sentido de la política y otros ensayos, Editorial Pre-Textos.
• 1985 - Escritos políticos, Alianza Editorial,
• 2002 - La justificación del Estado, UNAM, México, Colección lecturas jurídicas, Serie Estudios jurídicos, nº 6
• 2004 - Las ideas políticas contemporáneas, Editorial Comares,
• 2004 - Teoría del Estado, Editorial Comares,
• 2006 - Europa y el fascismo, Editorial Comares,

imagen